Curso Gratis De La Diversidad Cultural

Ejemplo de sentido por viktor frankl Estrategias de ensayos

A las personas que prefieren o claro es amarillo, – verde, o más oscuro es castaño oscuro – verde, la relación a a él directamente opuesto. Consiguen no la autoafirmación, y la excitación de afuera: a claro es amarillo, – verde – por medio de los nuevos encuentros, a es castaño oscuro – verde – por medio de los deleites.

El tiro a la superficie es característico para de color amarillo en muchos sentidos. El brillo amarillo y la superficie abrillantada brillante completan uno a otro, creando la magnificencia del oro brillante. Amarillo, como el color de la superficie, sin esconder los misterios, y ni Goethe, ni Kandinsky no abren a nosotros sobre la esencia de color amarillo nada de tal, de que no percibiríamos.

La destrucción subjetivamente – los contrastes objetivos, místico, mágico, mágico, capaz de destruir el contraste entre el deseo y la realidad, es el color violeta. En esto su magia, y esta magia – su encanto.

El don hermoso de la naturaleza – la capacidad de la persona de ver el mundo coloreado por todos los colores del arco iris. Las personas se han acostumbrado así a este milagro que no se asombra a ello. Además, son inclinados a contar el color la propiedad objetiva de los objetos mismos.

En la naturaleza el sol es colorado raramente en el color amarillo, lo vemos como luz que ciega o como que radia anaranjado, si cuesta sobre el horizonte. Con todo la representación sobre el color amarillo se agarra fácilmente a nosotros con el sol, tanto como a los niños que dibujan el sol amarillos. El color amarillo se percibe por nosotros como el sol, claro y que brilla. El color amarillo – fácil, que radia, que excita, y por eso – que calienta.

El tinte rojo a veces los matices (¡hasta castaño oscuro!) llamaban la palabra. De esto han surgido los nombres purpúreo y purpúreo. Purpúreo llaman el color espeso rojo, y purpúreo – el color puro brillante rojo. Por ejemplo, el resplandor purpúreo – el ocaso purpúreo.

En la combinación dada la energía vital de color rojo no es apagada, se acumula y se frena. El impulso es controlado y se contiene, la fuerza se contiene también. Surge de aquí la magnificencia majestuosa del color purpúreo, y en, – rojo – la reserva tierna y el adelgazante del impulso que induce.

Del siginificado principal de color azul se desarrolla la multitud infinita de significados especiales y las posibilidades, de que son mencionados aquí sólo algunos. El color azul como la receptividad subida es la premisa de la capacidad de la penetración, los sufrimientos estéticos y las reflexiones de profundidad de pensamiento.

Mismo, quien rechaza los dos estos colores, no puede más de madurar también la presión intensa (- verde) y la excitación irritante (- amarillo). En este caso la ambición es tanto frenada por el miedo neurótico que salta a los ojos la manera intencionadamente indiferente y negligente de la conducta.

Muchas personas inclinadas a la excitación y que no sostienen ello durante el largo tiempo, prefieren es oscuro – el color azul. Buscan descansando, la descarga y el descanso. Su objetivo – de tener la posibilidad vivir en paz y la armonía. Puesto que su general, mental y – el estado nervioso somático no sostiene más las influencias excitantes, rechazan el color excitante rojo.

En las categorías del tiempo verde expresa la duración que se ha helado, amarillo corresponde, al contrario, al futuro indefinido y las posibilidades no realizadas. Amarillo es excitado – aspira intensamente al fin, es decir adelante, al mejor futuro esperado.

Es oscuro – azul llama la tranquilidad sosegada. A es oscuro – de color azul comienza la calma vegetativa. El pulso, la presión de la sangre, la frecuencia de la respiración y la función de la vela bajan y son regulados. El organismo se dispone a la calma y el descanso. A la enfermedad y el agotamiento la necesidad del color azul sube. Suben también la receptividad y la preparación para el dolor.

Es rojo, – azul es una excitación interior, la inspiración espiritual, e.d. lo que es posible expresar por las palabras: la cordialidad, la sinceridad. Es el color querido Marchaba, que cuadros rozan a menudo el tema de la sinceridad. Por eso en los cuadros él vuelve constantemente a la imagen de los recién casados, el ramo de flores y las horas, como el símbolo del tiempo usado o aturdido. Se puede esperar que la vestimenta de la virgen María, la intercesora de las personas ante el dios, - es rojo también, – de color azul, el color de la sinceridad y la cordialidad.